México

México

countryName

Impulsar políticas agroambientales es clave para avanzar en la superación de la pobreza rural y la seguridad alimentaria en México: FAO

¡Visita la galería fotográfica aquí!

·         Se inaugura en México la Mesa de Diálogo sobre Directrices Voluntarias de Políticas Agroambientales

·  México es uno de los cinco países de la región cuyas experiencias están documentadas en el estudio Políticas Agroambientales en América Latina y el Caribe, de FAO.

Ciudad de México, 28 de enero de 2015.- Con el propósito de generar un intercambio de experiencias, buenas prácticas y recomendaciones para la construcción concertada de una propuesta sobre políticas agroambientales orientadas a la sostenibilidad, superación de pobreza rural y la seguridad alimentaria en México, hoy fue inaugurada la Mesa de Diálogo de Directrices Voluntarias sobre Políticas Agroambientales.

Al señalar que el objetivo principal de esta mesa de diálogo es poner en la agenda pública la importancia de implementar políticas públicas con un enfoque agroambiental para el desarrollo social y productivo de los países, Eduardo Benítez, Oficial a Cargo de la Representación de la FAO en México destacó que el fortalecimiento  de estas políticas es una herramienta clave para avanzar en la erradicación de la pobreza rural y en garantizar la seguridad alimentaria.  

Por su parte, Jessica Cazasa, Coordinadora Regional del Proyecto de Fortalecimiento de Políticas Agroambientales para América Latina y el Caribe de la Oficina Regional de la FAO, agregó que en el marco de este proyecto se han sistematizado 17 programas en México, Chile, Nicaragua, Colombia y Brasil que destacan por su coherencia en la aplicación de proyectos productivos bajo el enfoque de sostenibilidad ambiental y social, los cuales han sido base para avanzar en el desarrollo de un acuerdo preliminar de principios e indicadores de políticas agroambientales.  

De igual forma, Cazasa destacó uno de los objetivos de estos procesos de discusión e intercambio es que el debate de las políticas agroambientales sea considerado en los parlamentos y órganos legislativos de los países de la región.  

José Sarukhán, Coordinador Nacional de la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (CONABIO) enfatizó que el reto actual que enfrentan México, la región y el mundo es lograr producir los alimentos que una población creciente demandará para el año 2050. “El desafío es cómo producir la cantidad de alimentos suficientes sin afectar la biodiversidad, los ecosistemas y los recursos naturales, para lograrlo es necesario cambiar los procesos productivos hacia modelos que reduzcan el impacto ambiental”, agregó.

La Mesa de Diálogo para las Directrices Voluntarias sobre Políticas Agroambientales, que reúne a especialistas de diferentes ámbitos vinculados con el sector, como académicos, funcionarios, empresarios y sociedad civil, tendrá una duración de dos días y abordará temas como el marco conceptual, el diagnóstico sobre la situación nacional, los criterios agroambientales, la alineación de políticas y los instrumentos de política agrícola  medioambiental, entre otros temas.

Esta Mesa de Diálogo es una de las acciones del Proyecto de Fortalecimiento de Políticas Agroambientales para América Latina y el Caribe establecido en el marco del Programa de Cooperación Internacional de FAO y Brasil. México forma parte de los primeros cinco países (Brasil, Chile, Nicaragua y Colombia) que documentaron experiencias en la primera etapa del proyecto y las cuales se encuentran concentradas en el estudio Políticas Agroambientales en América Latina y el Caribe, de FAO.

Directrices Voluntarias para Políticas Agroambientales para América Latina y el Caribe

La elaboración de documentos de directrices es uno de los mecanismos adoptado por la FAO para ayudar a los países en el desarrollo de estrategias, métodos y herramientas para mejorar la seguridad alimentaria y superación de la pobreza en el marco del desarrollo sostenible. Al mismo tiempo, esta herramienta es solicitada con frecuencia por Estados miembros que buscan un lineamiento para la implementación en nivel nacional de las decisiones firmadas internacionalmente.

Las directrices acerca de las políticas agroambientales aportan elementos a los países para mejorar su implementación en las actuales políticas sectoriales y, el diseño y aplicación de incentivos a los sistemas agroambientales.

El proceso de discusión e intercambio de experiencias para la construcción de estas directrices se está desarrollando por medio de talleres y foros electrónicos en los países participantes del proyecto de Fortalecimiento de Políticas Agroambientales en América Latina y el Caribe, llevado a cabo por el Gobierno de Brasil y la FAO, desde el 2012, en asociación con el Ministerio de Medio Ambiente del Brasil (MMA), como parte del Programa de Cooperación Internacional.

La Mesa de Diálogo que se realiza en México, los días 28 y 29 de enero, es organizada por la Coordinación Nacional de la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (CONABIO) y la Representación de la FAO en México, con apoyo de la Oficina Regional de la FAO.

El índice de precios de los alimentos de la FAO baja en diciembre

2014 el tercer año consecutivo de descenso de precios, con bajadas en todos los grupos de alimentos básicos excepto la carne

8 de enero de 2015, Roma – El índice mensual de precios de los alimentos de la FAO bajó en diciembre después de tres meses en los que permaneció en general estable. Una continua amplia oferta y las existencias récord, combinadas con la fortaleza del dólar EEUU y la caída de los precios del petróleo, contribuyeron a este descenso.

El índice de precios de los alimentos en diciembre tuvo un promedio de 188,6 puntos, con una caída de 1,7 por ciento a partir de noviembre, arrastrado por el azúcar y el aceite de palma.
 
Para el conjunto de 2014, el índice de precios de los alimentos tuvo un promedio de 202 puntos, con un descenso del 3,7 por ciento en relación a 2013, marcando el tercer descenso anual consecutivo. Esta caída año tras año se produjo a pesar de que el subíndice de la FAO para la carne alcanzó un promedio anual máximo histórico de 199 puntos, un 8,1 por ciento más en relación a 2013. Los cereales, por el contrario, cayeron un 12,5% respecto al año anterior, afectados por las previsiones de una producción récord y abundantes inventarios.
 
El índice de precios de los alimentos de la FAO es un índice ponderado en base a los intercambios comerciales que hace el seguimiento de los precios de los cinco principales grupos de alimentos básicos en el mercado internacional: cereales, carne, productos lácteos, aceites vegetales y azúcar.
 
Cuatro de esos índices cayeron en 2014 y están en -o cerca de- su nivel más bajo en cinco años.
 
Bajan todos los índices excepto la carne
 
El índice de precios de los cereales de la FAO promedió 183,9 puntos en diciembre, un 0,4 por ciento más en relación a noviembre al subir los precios del trigo por el temor de que Rusia pudiera restringir las exportaciones. Sin embargo, el incremento se vio limitado por la fortaleza del dólar EEUU. Por otro lado, los precios del arroz cayeron fuertemente a causa de la abundante oferta para la exportación.
 
El índice de precios de los aceites vegetales bajó en diciembre un 2,4 por ciento hasta su nivel mínimo en cinco años de 161 puntos, debido principalmente a la menor demanda de aceite de palma como materia prima del biodiesel, vinculada a la caída de los precios mundiales del petróleo. Sin embargo, el exceso de lluvias al final del año ralentizó la recolección y trituración en Malasia, apoyando los precios del aceite de palma, que tiene el peso mayor en este subíndice.
 
El índice de precios de los productos lácteos de la FAO disminuyó un 2,3 por ciento, a 174 puntos, su nivel más bajo desde finales de 2009, al ralentizarse las importaciones de China y Rusia y dejar abundantes suministros para la exportación en los mercados internacionales. Las caídas de precios fueron mayores para la leche en polvo, mantequilla y queso.
 
El índice de precios de la carne de la FAO también se redujo en diciembre, un 1,9 por ciento respecto al mes anterior, ya que un dólar EEUU más fuerte frenó las cotizaciones de los precios de la carne de cordero de Oceanía y cerdo de Europa. Sin embargo, en 204 puntos, este índice está cerca de sus máximos mensuales históricos, y en un año completo aumentó el 8,1 por ciento en 2014 respecto a 2013, el único grupo de productos básicos que marcó mayores precios medios durante el año.
 
El índice de precios del azúcar de la FAO cayó un 4,8 por ciento -a 291 puntos- en diciembre, su nivel más bajo en al menos cuatro años, en gran parte debido a la abundante oferta en los principales países productores, como Brasil. La caída de los precios del crudo, que redujo la demanda de cultivos de azúcar para ser convertidos en etanol, también pesó en las cotizaciones internacionales del azúcar en diciembre.
 
Los menores precios del crudo significaron tendencias a la baja de los precios de las materias primas que pueden utilizarse para biocombustibles, especialmente el azúcar, pero también el aceite de palma, según señaló el economista de la FAO Abdolreza Abbassian: “aparte de los abundantes suministros, la caída de los precios del petróleo, obviamente, hace que la producción de etanol sea menos atractiva”.

Cierra México actividades del Año Internacional de la Agricultura Familiar

 FAO, SEDEREC y la Red Mexicana de Agricultura Familiar y Campesina organizan la primera Feria de Agricultura Familiar en la Ciudad de México

Con la participación de más de 120 productores, organizaciones civiles e instituciones se realizó la primera Feria de Agricultura Familiar  en la Ciudad de México.

Esta Feria, realizada los días 20 y 21 de diciembre en la Alameda de Santa María la Ribera,  fue impulsada por la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la Secretaría de Desarrollo Rural y Equidad para las Comunidades del Gobierno del Distrito Federal  (SEDEREC) y la Red Mexicana de Agricultura Familiar y Campesina, como cierre de las actividades del Año Internacional de la Agricultura Familiar en el país.

En el marco de la inauguración de esta Feria, el titular de SEDEREC, Hegel Cortés Miranda, destacó que  la Ciudad de México concentra a cerca de 30 mil personas dedicadas a la producción agrícola, cuyos principales cultivos son nopal, verdura, avena forrajera, amaranto, maíz o productos ornamentales. Agregó que el Gobierno de la Ciudad de México trabaja en el desarrollo de un esquema de compras públicas para adquirir, en 2015,por lo menos el 30% de la producción de los agricultores familiares del DF con el fin de impulsar su desarrollo económico.

Por su parte, Eduardo Benítez, Representante Adjunto de la FAO en México reconoció la conformación de la Red Mexicana de Agricultura Familiar y Campesina  y el trabajo que diversas instancias públicas  en el país, de los tres niveles de gobierno, han realizado este año para impulsar la agricultura familiar Sin embargo, enfatizó, es necesario trascender al Año Internacional de la Agricultura Familiar y seguir impulsando acciones que fortalezcan a este sector que representa cerca del 70% de los productores de alimentos en el país. “Las y los agricultores familiares requieren mayor acceso a los mercados, a fuentes de financiamiento, a bienes y servicios públicos y al conocimiento generado en la investigación”, señaló el Representante Adjunto de la FAO en México.

Asimismo,  la diputada local Angelina Hernández exhortó a los gobiernos local y federal a trabajar a favor del campo y fortalecer el presupuesto para el campo y la agricultura familiar y recordó que la a Asamblea Legislativa ha impulsado la ley para el seguro agrícola para los productores del Distrito Federal y trabaja en el desarrollo de una iniciativa que fortalezca el desarrollo económico de los productores del DF.

La Feria de Agricultura Familiar representa un espacio de comercialización para los pequeños productores de la capital y de distintos estados como Puebla, Chiapas, Michoacán y Jalisco entre otros. 

La Red Mexicana de Agricultura Familiar y Campesina

Con el propósito de impulsar la agricultura familiar en el país y reconocer la importante contribución que realiza este sector para la seguridad alimentaria del país, en noviembre de 2013 se presentó la Red Mexicana de Agricultura Familiar y Campesina, que hoy en día reúne a más de 120 organizaciones civiles, productores instancias gubernamentales, organismos internacionales, académicos y organizaciones no gubernamentales del país.

Durante su primer año de trabajo, la Red trabajó en tres ejes principales: incidencia política, comunicación y sensibilización de la sociedad y fortalecimiento de capacidades.

Para 2015, la Red ha identificado cinco objetivos principales que guiarán sus acciones: incidir en políticas diferenciadas por tipo de productor, producto y región; impulsar la vinculación de la academia y el sector productivo; sensibilización; impulsar esquemas de comercialización, y fortalecer los modelos de trabajo territorial.

 

 

El Año Internacional de los Suelos 2015 es un llamado para cuidar y preservar la superficie terrestre

Los suelos son un recurso no renovable indispensable en la producción de alimentos, la adaptación al cambio climático y la mitigación de la pobreza.

 En México, 47.7% de la superficie total del país presenta algún tipo de degradación.

4 de diciembre de 2014, Santiago de Chile – América Latina y el Caribe tiene las reservas de tierra cultivable más grandes del mundo, por lo que el cuidado y preservación de sus suelos es fundamental para que la región alcance su meta de erradicar el hambre, señaló hoy la FAO durante el lanzamiento regional del Año Internacional de los Suelos 2015.

La FAO ha sido encargada de implementar el Año Internacional de los Suelos 2015 (AIS) en el marco de la Alianza Mundial por el Suelo y en colaboración con los gobiernos y la Secretaría de la Convención de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación (UNCCD).

De acuerdo a  la FAO, los suelos saludables están en la base de la agricultura, la producción de alimentos y la lucha contra el hambre, y también juegan un rol como reservorios de la biodiversidad. Además, forman parte del ciclo de carbono, por lo que su cuidado es necesario si se quiere mitigar y enfrentar el cambio climático.

“Es esencial mantener un cuidadoso balance entre la necesidad de preservar nuestros recursos naturales y expandir nuestra producción de alimentos. El Año de los Suelos justamente busca generar esta conciencia”, explicó Eve Crowley, Representante Regional Adjunta de la FAO, quien destacó que el 5 de diciembre se celebrará el primer Día Mundial de los Suelos.

Peligrosa degradación

A pesar de su gran importancia, la salud de los suelos enfrenta constantes y crecientes desafíos. El 33 por ciento de las tierras del planeta están degradadas, sea por razones físicas, químicas o biológicas, lo que se evidencia en una reducción de la cobertura vegetal, la disminución de la fertilidad, la contaminación del suelo y del agua y, debido a ello, el empobrecimiento de las cosechas.

“El hecho de que los suelos no son un recurso renovable hace que su preservación sea un reto todavía más urgente: un centímetro de suelo puede demorar unos mil años para formarse y este mismo centímetro puede ser destruido en solamente algunos minutos por causa de degradación debido a un mal manejo”, explicó Crowley.

El 14 por ciento de la degradación mundial ocurre en América Latina y el Caribe. Esta situación es más grave en Mesoamérica, donde afecta al 26 por ciento de la tierra, mientras que este fenómeno afecta al 14 por ciento de las tierras de América del Sur. Cuatro países de la región tienen más del 40% de sus tierras degradadas y en 14 países la degradación afecta entre 20% y 40% del territorial nacional.

La degradación de los suelos tiene un impacto negativo en muchas de sus funciones críticas para la producción de alimentos y para la provisión de servicios ecosistémicos y sus principales causas incluyen la erosión hídrica, la aplicación intensa de agro químicos y la deforestación.

La degradación también está asociada con la pobreza: Un 40% de las tierras más degradadas del mundo están en zonas con elevadas tasas de pobreza. Los agricultores pobres tienen un menor acceso a la tierra y al agua, trabajando suelos de mala calidad y con una alta vulnerabilidad a la degradación.

El cambio climático afecta la salud de los suelos en México

En México predominan las tierras áridas y semi-áridas – alrededor de 50% de la superficie-   y se concentran principalmente en la zona norte del país, esto se traduce en un alto grado de vulnerabilidad  de la nación a ciertos tipos de degradación. Así, más de 85 millones de hectáreas de la superficie nacional presentan algún tipo de degradación de suelos, representando el 47.7 % de la superficie total del país.

El cambio climático también afecta la salud de los suelos –y este recurso a su vez contribuye a la mitigación de sus efectos-. Como consecuencia de este fenómeno, la temperatura está aumentando y las fluctuaciones del clima son tales que desencadenan fenómenos extremos como inundaciones y sequías.

El estudio México: el sector agropecuario frente al cambio climático (SAGARPA-FAO, 2014) presenta, a detalle, un análisis por estado y región de los impactos de mediano y largo plazo (2050 y 2099) provocados por los cambios en precipitaciones y temperatura en un contexto de cambio climático. Se utilizan para ello modelos climáticos validados por el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático, combinado con metodologías de modelización de los ingresos netos agropecuarios y rendimientos utilizadas por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe en estudios anteriores, considerando ciertos cultivos de suma importancia (como el maíz y el frijol).

La publicación pone en relieve la vulnerabilidad de México ante el Cambio Climático, y particularmente para el sector agropecuario: con fuertes probabilidades de sequías prolongadas en el norte, y una mayor frecuencia e intensidad de huracanes en el sur, las previsiones apuntan a una disminución drástica de la rentabilidad de la actividad agropecuaria en un horizonte de 20 a 30 años,  en caso de que no se adopten estrategias de adaptación.

 

 

México: el sector agropecuario ante el desafío del cambio climático

Este estudio presenta, a detalle, un análisis por estado y región de los impactos de mediano y largo plazo (2050 y 2099) provocados por los cambios en precipitaciones y temperatura en un contexto de cambio climático. Se utilizan para ello modelos climáticos validados por el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático, combinado con metodologías de modelización de los ingresos netos agropecuarios y rendimientos utilizadas por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe en estudios anteriores, considerando ciertos cultivos de suma importancia (como el maíz y el frijol). La publicación pone en relieve la vulnerabilidad de México ante el Cambio Climático, y particularmente para el sector agropecuario: con fuertes probabilidades de sequías prolongadas en el norte, y una mayor frecuencia e intensidad de huracanes en el sur, las previsiones apuntan a una disminución drástica de la rentabilidad de la actividad agropecuaria en un horizonte de 20 a 30 años,  en caso de que no se adopten estrategias de adaptación.

 México: el sector agropecuario frente al cambio climático   

Más publicaciones aqui

Consulta la última presentación de la FAO en México
Descargue aquí la publicación del estudio
Provided by reliefweb.int
on 23/09/2014
Índice de Precios de los Alimentos de la FAO